derecho al olvidoEl derecho al olvido, es un derecho que tenemos todos a borrar, bloquear o suprimir un dato o una información personal cuando dicha información se considere obsoleta y carente de relevancia y sobre todo si se comprueba que te puede perjudicar personalmente.

Recientemente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado una sentencia que obliga a los buscadores de Internet, como Google, a ofrecer los medios y responder a la demanda de los usuarios para eliminar cualquier enlace de su nombre y apellidos con información personal irrelevante que les afecte negativamente. Siempre que sea en  determinadas situaciones y siguiendo un protocolo.

¿Cuándo tienes derecho al olvido?

Los buscadores tendrán la obligación de eliminar los enlaces entre el nombre y apellidos de los usuarios y  las informaciones que les afectan, cuándo se trate de cosas con poca relevancia que ya no tienen efecto y sin ningún interés público, porque sólo afectan al individuo con el que se vinculan.

Dichos contenidos podrán permanecer disponibles  en su lugar de origen, para ser indexados con otros criterios de búsqueda distintos al nombre del afectado.

El ejemplo que mejor encaja aquí es el del abogado gallego Mario Costeja González, que fue precisamente quién inició con Google hace más de 4 años, su personal batalla que ha culminado con la famosa sentencia europea. Mario constató que al introducir su nombre en el buscador aparecían dos anuncios sobre una subasta de inmuebles relacionada con un embargo derivado de deudas a la Seguridad Social sucedido diez años antes y que ya había resuelto.

… y ¿En qué casos Google no tendrá obligación de borrar nada?

Si la información que el usuario solicita que se elimine es exacta y verdadera, tiene relevancia pública y no es obsoleta, el buscador no tendrá obligación de eliminar los enlaces. Si el usuario no está satisfecho con la respuesta del buscador, puede dirigirse a la Agencia Española de Protección de datos para que analice su caso.

¿Derecho al olvido o  derecho a la información?

A priori, podría parecer que este derecho al olvido pudiera estar enfrentado con otros derechos como la libertad de expresión o el derecho a la información, pero el espíritu de esta sentencia no es ese, todo lo contrario.

En general, los derechos fundamentales del afectado deben prevalecer por encima del interés de los internautas a acceder y compartir información, según la sentencia europea. Sólo en casos en los que la información sea de interés general, estafas financieras, negligencia profesional, condenas penales o comportamiento público indebido de funcionarios del gobierno, podría anteponerse el interés público a estar informado.

 Cómo borrar tu rastro en Internet

Para facilitar los trámites para  ejercer tu derecho al olvido en Internet, Google ha sido el primero en dar el paso, creando un formulario para recoger las solicitudes de los usuarios. El procedimiento es el siguiente:

  1. Accede al formulario  que Google ha creado para solicitar el borrado de los enlaces.
  2. Acredita tu identidad adjuntando en el formulario un documento que te identifique con foto. No es necesario que sea el DNI con el número o datos completos, el objetivo es que se pueda saber que el solicitante no está siendo suplantado por otra persona.
  3.  Incluye las URLs que quieres que se retiren explicando por qué te afectan negativamente.
  4. Una vez recibida la solicitud, un comité de expertos en materia de protección de datos creado por Google  analizará una a una las peticiones que le lleguen.

Lo lógico será que el resto de buscadores como Yahoo! y Microsoft sigan los pasos de Google, ya que la sentencia también les afecta y en breve seguro que dispondrán también de sus propios métodos para recoger las solicitudes de los usuarios.

Está claro que debe existir un equilibrio entre los derechos a la privacidad del individuo y el derecho del público a conocer y distribuir información, pero ¿cuál es la solución para las marcas? Las marcas pueden desarrollar un plan de contenidos en Internet para gestionar su reputación y que las primeras páginas de resultados de búsqueda relacionados con su nombre, contengan siempre información positiva y releguen a los últimos puestos los comentarios negativos, minimizando su efecto.

¿Qué te parece? ¿Tienen las marcas derecho al olvido también? ¿A que se borren enlaces a su nombre con comentarios negativos para ellos? ¿En qué situaciones? Danos tu opinión.

Y ya sabes, si necesitas más información sobre este tema o cualquier otro relacionado, no dudes en contactar con nosotros, será un placer poder ayudarte.