ShowroomingA la clásica pregunta y respuesta de: “- ¿le puedo ayudar en algo?” “- no gracias, sólo estoy mirando” hoy en día tendríamos que actualizar y completar la respuesta así  «- Solo estoy mirando… en Internet con mi móvil para ver si lo que encuentro más barato». A esto se le llama “showrooming” y consiste en utilizar las tiendas físicas para probar o comprobar productos en los que se está interesado, conseguir toda la información necesaria (referencia, talla, características…), para  luego comprarlo en tiendas online a un precio inferior al de la tienda física.

En España, es un fenómeno que aún está despegando puesto que supone únicamente el 4% de las compras totales, mientras que, por ejemplo, en China está triunfando y este porcentaje se eleva al 24%, según datos de un estudio de IBM. Sin embargo, el showrooming en lo que está influyendo radicalmente es en las compras en Internet, ya que origina casi el 50%, añade este estudio. Tiene lógica, el showrooming minimiza el riesgo del comprador a equivocarse al comprar online y le anima a ello.

 Cara a cara con un showroomer:

Según el estudio de IBM el perfil de showroomer es, principalmente, masculino, joven (18-34 años) y con un poder adquisitivo medio-alto. Son consumidores experimentados que utilizan todas las herramientas y tecnología a su alcance para conseguir el mejor producto al mejor precio. Acude a la tienda para informarse, con su móvil en la mano para escanear las referencias que necesite. La mayoría de las veces con la intención de comprar, pero sólo lo hará donde las condiciones sean mejores.

Compran a través de su móvil y son muy activos en redes sociales y por supuesto les encanta hablar de sus compras. Si es en tu tienda, hablarán de ti, no lo dudes.

Hay que empezar a trabajar para estar preparados, porque todo apunta a que cuanto más maduro sea el consumidor online español, más clientes comprarán en Internet utilizando este método. Así que, debes empezar por:

  • Controlar toda la información a tu alcance.  Estudia todos los precios y ofertas que existan en la red de los productos que tú vendes. Plazos de entrega, política de devoluciones… incluso, haz alguna compra online para conocer todo el proceso, sus ventajas e inconvenientes. Cuanta más información tengas mejor podrás ajustar tu oferta.
  • Incluir en tu estrategia digital los dispositivos móviles. Súbete al carro, por supuesto con webs responsive y aplicaciones  para móviles que ofrezcan la información más completa sobre tu producto, y descuentos especiales para comprar en tu tienda por descargárselas en su móvil.

 Cuando el showroomer entre en tu tienda…

  • Fuerza la compra impulsiva,  si ha buscado la información sobre el producto antes de ir a la tienda, y la diferencia de precio no es mucha, juega tu baza de poder ofrecérselo ¡ya!
  • Añade servicios a tu tienda que ofrezcan mayor comodidad al cliente, si no tienes el producto disponible, entrega a domicilio cuando lo esté, pago aplazado con las mejores condiciones, etc. Incluso compra online, por supuesto, pero siempre manteniendo una cierta homogeneidad entre ambos canales.
  • Haz uso de toda la tecnología a tu alcance en la tienda, por ejemplo, empleados equipados con dispositivos móviles con acceso a todas las ofertas disponibles en el mercado y detalles técnicos del producto, esto hará sentir al showroomer que habláis el mismo idioma.
  • Utiliza el descuento express como último recurso, ofrécele un descuento que acerque tu oferta a la de internet (gastos de envío incluidos), siempre que te sea posible, para evitar que este tipo de cliente se vaya sin comprar. Piensa en el beneficio de una buena recomendación en su entorno social.

¿Se te ocurre alguna idea más para retener a los showroomer? Ayúdanos a completar esta lista. Si quieres que profundicemos sobre este tema o sobre algún otro relacionado, no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.