¿cuánto sabes sobre la nube?Supongo que a ti también te pasa, últimamente todo está en “la nube” y parece que si no la usas, no vives en el s.XXI. Pues… bueno… es un poco verdad. No entender y usar la nube te está quitando buenas oportunidades de optimizar tu tiempo, lanzar un negocio o ahorrar costes. ¿Quieres sabes más?

¿Qué es exactamente “la nube”?

Pues sencillamente la nube es un lugar en Internet. Un lugar en el que se ofrece un servicio pero siempre en Internet. Con ese nombre,  le han dado forma a un lugar intangible en Internet. De hecho mucha gente al hablar de Internet y por supuesto de “la nube”, alza los ojos y mira hacia arriba, hacia el cielo. ¡Es muy curioso!

Los servicios de Cloud Computing (computación en la nube) pretenden sustituir a muchas aplicaciones permanentes de los ordenadores. Es decir, el software es sustituido por servicios en Internet.

Ventajas de los servicios en la nube

  1. Acceso al servicio desde cualquier dispositivo. Al tener la información almacenada en Internet, no hace falta tú ordenador, ni un pendrive, ni un disco duro externo… puedes acceder a ella desde cualquier dispositivo conectado a Internet.
  2. Facilidad de ampliar o disminuir los servicios, según las necesidades, es más barato, fácil y rápido que tener que comprar e instalar nuevas aplicaciones en el ordenador.
  3. Ahorro de costes. Ya que pagas por el uso no por la aplicación.
  4. Apoyo real al usuario. Nació para ayudar al usuario final en su día a día. No está pensada para expertos, por eso su uso es sencillo y fácil de manejar. Si no es así, no cumpliría su principal objetivo.

Desventajas de los servicios en la nube

  1. Si no hay Internet no puedes acceder a los servicios.
  2. Legislación en protección de datos. Los países no tienen las mismas leyes en protección de datos y hoy por hoy, aunque tú contrates en España el servicio, el servicio se ofrece desde cualquier otro país. Hay qué comprobar qué datos estás facilitando y cómo se van a tratar.

Grandes mitos sobre los servicios en la nube

  1. Es una moda pasajera. Según los estudios más recientes en los próximos 4 años las empresas invertirán grandes cantidades de dinero para incluir esta tecnología en sus procedimientos. No podemos olvidar que el cloud computing como concepto se planteó por primera vez hace más de 50 años, así que lo que conocemos ahora es un planteamiento muy maduro. Yo creo que viene para quedarse.
  2. Estos servicios son solo para frikis de la tecnología, no para gente normal. En el momento en el que comienzas a usar una herramienta que realmente te facilita tu día a día, este pensamiento desaparece. Son herramientas creadas para un uso común con una finalidad muy definida: facilitar tareas. Solo hay que probar las adecuadas para darse cuenta de que es para todos los públicos.
  3. Dentro de poco todo estará en la nube. Pues tampoco es una predicción real. No todas las aplicaciones fucionarán bien en la nube, seguro que habrá elementos que deberemos mantener en nuestras máquinas y que los servicios en la nube los podrá complementar. El mundo digital no ha venido para sustituir sino para complementar y mejorar.
  4. La nube no es segura: Esta es la gran preocupación de muchos. En términos generales la nube es muy segura aunque evidentemente, según qué datos estés almacenando en ella debes exigir más o menos nivel de seguridad a tu proveedor. Pero en comparación, a no ser que en tu ordenador emplees altos niveles de seguridad (conexión a la Red exclusivamente por cable, códigos de cifrado para navegar, antivirus y control exhaustivo de páginas de Internet…) estás más expuesto en tu casa u oficina que en la nube. No hay nada 100% seguro pero las empresas que ofrecen estos servicios son las primeras interesadas en que los datos de todos sus clientes se conserven sin sufrir alteración ninguna. Piénsalo. Es como tener el dinero en un banco o debajo del colchón.
  5. Los centros de almacenamiento de datos dañan el medio ambiente. Sin duda consumen mucha energía, pero en sus modernas instalaciones y procesos, tiene en cuenta mucho más el medio ambiente que otras más antiguas. Otra versión para aliviar esta acusación es que las empresas que migran a la nube ahorran una gran cantidad de esa misma energía… Ok. Podría ser…

Usas la nube más de lo que crees… raro será si no tienes una cuenta de Yahoo, Hotmail o Gmail o no hayas escuchado tu música desde Spotify. ¿Cómo te definirías? ¿Partidario o detractor de los servicios en la nube?

Si crees que tu negocio necesita una estrategia de marketing online a medida de tus necesidades, contacta con The Marketing Band, estaremos encantados de ayudarte.