comecocosTodo nos resulta más divertido mientras jugamos, nos gusta porque nos entretiene y no solo sucede cuando somos pequeños. De hecho, el 53% de los usuarios de videojuegos está entre los 18 y los 50 años. Precisamente, por esa predisposición que todos tenemos a jugar surge una tendencia que se llama gamificación (traducción un poco forzada del inglés «gamification»)  y consiste en aplicar dinámicas de juegos en contextos no lúdicos, para estimular a las personas a que hagan tareas que a priori no les parecen divertidas, planteándolas de una manera más amena.

La mitad de los usuarios de juegos interactivos lo hace a través de un dispositivo móvil y si a esto le unimos la utilización que hacemos de las redes sociales para compartir los logros alcanzados (nos gusta jugar y competir), se crea la tormenta perfecta para desarrollar acciones basadas en dinámicas de juego.

¿En qué ámbitos se utiliza la gamificación?

La gamificación no está sólo vinculada a los videojuegos o al ocio estrictamente, también se utiliza en otros ámbitos como la educación o campañas de marketing. En un contexto empresarial, se utiliza para mejorar la productividad de los empleados, fidelizar clientes, aumentar visitas a tiendas físicas, aumentar visitas a sitios web o el número de contactos con un producto, etc.

Con dinámicas de juego que hacen partícipe al usuario y proponiéndo una actividad entretenida, le estás haciendo más receptivo a conocer las características de tu producto o servicio que con los medios publicitarios tradicionales o folletos explicativos. Cuando existe interactividad conseguimos que se recuerde mejor y se hable más del producto.

Un ejemplo de este tipo de acciones es este cortometraje interactivo de ING en el que se propone al usuario participar eligiendo el desenlace final de la historia. El objetivo final era recaudar fondos para UNICEF y obtuvo unos muy buenos resultados:

 

 

Otro ejemplo de gamificación es Foursquare, una red social que permite compartir con tus amigos dónde te encuentras en cada momento. La dinámica de juego en Forsquare la encontramos en el ofrecimiento de medallas y puntos cada vez que se hace check-in en un establecimiento. Los usuarios se van colocando en un ranking según su actividad y además la aplicación anima a que se compartan consejos o tips con los amigos. En ocasiones, los establecimientos recompensan con descuentos especiales a los usuarios.

foursquare

¿Qué técnicas motivan la competitividad y la participación?

Algunas empresas utilizan técnicas de gamificación para motivar a sus equipos de ventas o para conseguir la involucración de su personal en el día a día para alcanzar sus metas. Algunas de estas técnicas son:

  • Premiar una actitud positiva: premiar, simbólicamente o no, ciertos logros o comportamientos.
  • Diferenciación e identidad: insignias o condecoraciones para resaltar el buen hacer del empleado y que sea reconocido por sus logros en su entorno.
  • Disponer de feedback constante: saber que estás avanzando y te queda menos para llegar a una meta te motiva a seguir trabajando para conseguirla.
  • Limitar los premios solo a unos pocos: recompensar sólo a los que primero consigan un objetivo o reto.
  • Romper la rutina: proponer la actividad en una situación que no es habitual capta la atención.

Con la utilización de estrategias de gamificación de manera adecuada, se consigue pasar de un mero contacto con una persona o un colectivo, a crear un verdadero vínculo (engagement).

¿Y tú qué opinas? ¿Crees que la gamificación es una moda pasajera o ha venido para quedarse? ¿Conoces algún otro ejemplo que te haya llamado la atención? Compártelo aquí.

Si necesitas más información sobre este u otro tema, no dudes en contactar conmigo. Será un placer poder ayudarte.