exposición hermés

El domingo estuvimos en la exposición gratuita organizada por Hermés en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles de Madrid y nos impactó tanto que hemos decidido dedicarle este post. La exposición se titula “La esencia del cuero” y aunque no seas admirador de la marca ni del cuero, vale la pena visitarla. Hermés, con esta exposición hace un ejercicio brillante de Relaciones Públicas y además lo ejecuta impecablemente.

Vamos a aprovechar la visita a la exposición para explicar por qué estas acciones de relaciones públicas son tan beneficiosas para las marca. En este caso la inversión que ha realizado Hermés es acorde con su firma de lujo, pero es posible hacer acciones de relaciones públicas mucho más modestas y conseguir un rotundo éxito. Los objetivos no serán los mismos evidentemente.

¿Hermés sólo quiere mirarse el ombligo?

Es curioso pero a pesar de que todo apunta a que sí: lo organiza Hermés, enseña sus productos, habla de sus logros y ningún fracaso, muestra sus grandes éxitos y chulea de listas de espera… lo que consigue es caer simpático a todo tipo de público, mostrándonos que detrás de este lujo hay trabajo, trabajo, trabajo y mucha exigencia.

¿Cómo consigue Hermés crear simpatía y afinidad?

Conjugando como nadie sus señas de identidad: elegancia y calidad y la sencillez. Y lo hace a través de:

El recorrido: desde el corazón hasta el rimmel de las pestañas.

Hermés se presenta como un artesano, como un cuidadoso fabricante de piezas de cuero, un despierto empresario y un amable vendedor. Hermés no habla de lujo sino de trabajo bien hecho y… hacer las cosas bien, es caro.

La exposición, a través de sus 13 salas, recorre desde lo más íntimo de la empresa hasta sus bolsos más emblemáticos (Kelly y Birkin). ¡Y justo esa es la clave! Cuando te explican las cosas las comprendes y las respetas más.

Nosotros pensamos que esta exposición te toca el corazón porque Hermés te abre las puertas de su intimidad y compruebas que todo cobra sentido. Descubres por qué es caro. Y es que sólo trabaja pieles de primera calidad con animales criados por ellos en sus granjas para que las pieles estén en perfecto estado. Sólo las manipulan expertos artesanos y cada artículo se realiza uno a uno, con precisión de cirujano, sin distracciones y sin prisas.

artesano de Hermés

Artesano de Hermés trabajando en directo. ¡Pregúntale tus dudas!

 

Recorres parte de su historia a través de la piel de los bolsos antiguos (exponen algunos usados de su colección privada) y compruebas la huella del tiempo en ellos, pero en vez de estropearlos los ha hecho más bellos. Es brillante la manera en la que convierten a los cierres de los bolsos en protagonistas y muy curiosa las historias de los nombres de los bolsos. También te diviertes viendo los encargos más curiosos que han hecho.

Guardamanzanas de Hermés

Encargo para guardar manzanas

 

A lo largo del paseo, los artículos Hermés se van llenando de vida, de personalidad y ya no son solo bolsos inasequibles.

Rinoceronte Hermés

La puesta en escena: presentes todos los valores de la marca

  • Impecable, elegante, sobria y sorprendente.
  • Una exposición efímera en la que no hay nada al azar. Han pensado en todos los detalles: naranjos que marcan el camino, un rinoceronte blanco de piel de avestruz, los audiovisuales que suman belleza a los artículos… Todo está rodeado de guiños de creatividad y que el visitante descubra esos guiños es acortar distancias entre la marca y él.

Las azafatas: punto clave de la exposición

  • La forma más común de humanizar las marcas pero que no es sencilla de ejecutar. Las azafatas son vitales para el éxito de la experiencia y en esta exposición tienen un gran peso. Ellas son las encargadas de descubrirte los secretos de sus salas. ¡Pregunta! Son amables, simpáticas pero sin falsa apariencia y con conocimiento sobre la marca. Están bien identificadas y son muy accesibles.

¿Qué ha conseguido Hermés con esta gran inversión?

  • Sin duda la simpatía por la marca ha crecido enormemente.
  • Consiguen menciones en prensa, blogs y telediarios alabando la iniciativa. Y eso es publicidad “gratuita”.
  • Y aunque probablemente un 80% de los que pasemos por la muestra no podamos comprar nunca en Hermés quizá por ese 20% que sí puede, haya valido la pena todo este montaje.

Recomiendamos efusivamente que os paséis a verla. Estará en el Palacio de Cibeles (Antiguo edificio correos) hasta el 13 de octubre. La entrada es gratuita y por la calle Montalbán. Horario de 11 a 20.

Nos encantará poder recibir vuestras impresiones tras la visita. ¡Animaros!

Pd: No queremos terminar este post sin dar nuestra más sincera enhorabuena a Hermés y a todos los que han participado para hacerla realidad.

Producción Exposición Hermés