¿Qué es la reputación corporativa?

La reputación corporativa es la percepción que tenemos de una empresa o una marca y tiene un gran componente emocional. Mide aspectos subjetivos como el grado de confianza, credibilidad, estima y respeto que transmites a tus clientes, colaboradores y proveedores. Se traduce finalmente en el interés que tienen hacia ti.

No debemos caer en el error de pensar que la reputación corporativa solo debe preocuparle a las grandes marcas. Es un tema que afecta a cualquier tipo de negocio independientemente de su tamaño. Te afecta a ti.

¿Cómo crear una buena reputación corporativa? 

La reputación no se crea de un día para otro y es algo complicado de realizar porque se mide a través de aspectos intangibles. Está claro que no puedes controlar lo que piensan de ti y no puedes agradar siempre a todo el mundo. Por eso es importante que sepas que la reputación es frágil como el cristal y una crisis o un ataque puede provocar una caída repentina de ventas. Y aunque no podemos controlar las opiniones, sí podemos generar buenas impresiones y gestionar el resultado.

¿Por dónde empezamos?

  1. Hacer las cosas bien. Es decir, tener un producto o servicio que cumpla con las expectativas de tu cliente.
  2. Comunicar adecuadamente que lo hacemos bien.

Además, debes tener en cuenta:

  • Ser visible: hay que ser coherentes con los objetivos de la empresa, debes tener presencia allí donde están tus clientes. Si tu público está en redes sociales, debes estar en redes sociales, si está en la calle tendrás que llevar a cabo acciones de street marketing, patrocinio de eventos, etc.
  • Ser diferente: solo puedes distinguirte de la competencia ofreciendo algo diferente a tus clientes. Por ejemplo, si eres una óptica, puedes limitarte a despachar gafas o bien, puedes informar a tus clientes sobre las últimas tendencias. Lo mejor: ser proactivo y estar presente en acciones relacionadas con la moda en tu zona o, por qué no, presentar tu propia pasarela en tu calle. Así, poco a poco, te convertirás en el experto en moda de gafas de sol y graduadas.
  • Ser transparente: demuestra cercanía, respeto y autenticidad en tu relación con el cliente. Sé capaz de adoptar su punto de vista para saber cómo gestionar las situaciones difíciles. Debes ver las críticas como una oportunidad de mejora.
  • Ser auténtico: expresa los valores que realmente vives con tu empresa. No engañes sobre lo que eres. La auténtica reputación es la que se consigue al convertir las promesas en realidades.
  • Estar preparado: Ten claro cuáles son los puntos de mayor riesgo para tu reputación y estáte preparado para saber cómo gestionar una posible crisis con éxito.

Ganarse la reputación entre nuestros clientes requiere una máxima implicación y esfuerzo. Existen distintas herramientas de comunicación que se adaptan a las necesidades de cada negocio y que te pueden ayudar en ese trabajo diario. ¿Necesitas una mano? Cuenta con nosotros.