Ventaja diferencialPara poner en marcha una estrategia comercial digital (o de cualquier tipo), es imprescindible que definas la ventaja diferencial que identifique tu negocio. Este es uno de los puntos clave que os entregamos cuando nos encargáis el estudio estratégico de negocio. Hoy os vamos a dar las claves para que la defináis vosotros y podáis diferenciaros más fácilmente de la competencia.

¿Qué es exactamente la ventaja diferencial en un negocio?

Su significado no es muy difícil de intuir pero la definición exacta sería: tomando como referencia a la competencia, es la característica diferenciadora capaz de atribuir al negocio una rentabilidad adicional.

Tipos de ventaja diferencial

  • Internas: del propio negocio o producto (precio o característica única).
  • Externas: el público al que te diriges o una cultura en concreto.

Cómo identificar la ventaja que te diferenciará del resto

Es un proceso que necesita tiempo, análisis y enfoque estratégico. Hay que conocer a la perfección el producto, el público potencial y el sector. Después deberás analizar el producto o servicio hasta encontrar «esa diferencia» suficientemente atractiva que te haga destacar.

A veces es necesario re-definir tanto el producto, como el público para poder alcanzar un objetivo rentable. La ventaja diferencial no se trata de que solo la tengas tú, sino de que seas el primero en decirlo y lo digas tan alto y claro que convierta a los demás, en burdos imitadores.

Algunos ejemplos de ventaja diferencial bien definidas

Swatch: ¿cuántas marcas de relojes conoces? Es uno de los mercados más competitivos y en los que resulta muy difícil destacar, pero Swatch lo consiguió al decidir que sus relojes que no solo marcaban la hora sino que formaban parte de la moda y que eran capaces de transmitir la personalidad de quien los llevaba.

Curves: Este gimnasio solo para mujeres, nació con la ventaja competitiva intrínseca. No digo que fuese el único en España pero no era muy habitual encontrarlos. Supo ocupar un nicho de mercado (mujeres ocupadas que se preocupan por su salud) que nadie había explotado aún. Además les dio justo lo que necesitaban: ponerse en forma dedicándole poco tiempo al deporte. ¡Tenían otras muchas cosas que hacer!

Telepizza: Miles de pizzerías a domicilio se disputaban a los clientes los fines de semana hasta que llegó una, que hizo una promesa: “el secreto está en la masa” y no decepcionó. Su ventaja pertenecía al producto en sí y supo hacerlo llegar al público y no decepcionarle. Además, durante una temporada si sus repartidores no llegaban a tiempo te regalaban la pizza. ¿Eso quien lo había hecho antes?! Era un reto al que pocos se resistieron.

Zayintec: pepinos con formas. (Con este ejemplo nos quitamos el sombrero) Estos agricultores de pepinos han sabido dar un nuevo rumbo a su negocio enfocándolo a la alta gastronomía y la coctelería. Han creado unos moldes que al colocar dentro el fruto cuando es pequeño, las hortalizas crecen en su interior con la forma del molde. Los costes son muy pequeños y el resultado de lo más original.

Aquarius. La bebida para deportistas y para los que no. El mercado de los refrescos es otro que tiene una altísima competencia. Aún así, Aquarius una bebida para deportistas consiguió llegar al gran público. Porque si era bueno para los deportistas ¿por qué no iba a ser bueno para ti?

Puntos a reflexionar para encontrar tu ventaja diferencial

  1. Ubicación. Que tu negocio no esté en una calle comercial de paso principal puede tener sus ventajas: ¿es fácil aparcar? ¿está cerca del hogar de tu público? ¿cerca de su trabajo? Quizá puedas convertirte en su gran aliado, sé cómplice de lo que necesita.
  2. Precio. Revisa si puedes diferenciarte por precio o por tus promociones. Ojo con esto porque es arma de doble filo, ¿no lo puede hacer pasado mañana tu competencia? Revisa bien los márgenes. Si eres fabricante plantéatela, si no… cuidado.
  3. Alianzas. Si compro en tu establecimiento, tengo ventajas en otros.
  4. Calidad. Si tienes realmente un producto de calidad, exclusivo y especial puede ser tu base de diferenciación pero el “cómo contarlo” será también muy importante. La calidad es un clásico diferenciador y ha perdido credibilidad, por eso, si la tuya es cierta habrá que “retar” al público para que compruebe que es verdad.
  5. Atención y conocimiento. Hoy en día creo que si puedes combinar estas dos características pueden ser una ventaja diferencial. Ayuda a tu cliente, oriéntale, que confíe en tu criterio a la hora de comprar. En el sector de los libros, tecnología y discos “fnac” lo ha copado.
  6. Personalización. Revisa si tu negocio puede personalizar sus productos o el servicio. Si no lo ha hecho otro ya… es tu momento.

¿Qué te ha parecido este post? ¿Te ha ayudado a localizar la ventaja diferencial de tu negocio? ¡Esperamos que sí! De todas maneras, si necesitas que te orientemos en el proceso no dudes en contactar con nosotros.